sábado, 24 de diciembre de 2016

¿Es posible que la mayoría de la gente empeñe su vida en ocultar su verdadera identidad para adaptarse a un mundo que, a la postre, no tiene nada que ofrecerle salvo el yugo de la simulación?

No hay comentarios:

Publicar un comentario