domingo, 20 de noviembre de 2016

No siempre duermes solo. Impregna tus sábanas, a veces, a medianoche, el aliento tenaz de tus fantasmas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario