viernes, 18 de noviembre de 2016

No se atreven a abrazar el cuerpo de la felicidad. Prefieren añorarla, mantenerla en la comodidad de los sueños, quizá que se la cuenten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario