sábado, 19 de noviembre de 2016

El único deber moral que reconoces es el más difícil de cumplir: no hacer daño. Porque no depende de tus intenciones, de tus palabras, de tus silencios o de tus actos, sino de la sensibilidad de los otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario