lunes, 28 de noviembre de 2016

El mundo quizá estaría a salvo si llegáramos a aceptar, aunque fuera un instante, que el otro, cualquiera que sea el otro, tiene sus razones, sus miedos y sus sueños para pensar lo que piensa, para sentir lo que siente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario