martes, 11 de octubre de 2016

Haber sentido que el suelo se abre bajo los pies quizá nos permita reconocer el origen del próximo temblor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario