sábado, 3 de septiembre de 2016

Un hijo, al nacer, es un afluente. Deberíamos aceptar con más naturalidad que su destino es convertirse en río. Y que su cauce ya no es estrictamente el nuestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario