miércoles, 21 de septiembre de 2016

La felicidad, algunas tardes, sucede con la misma naturalidad con que el viento mueve las cortinas. El secreto está en aprender a recibirla sin cerrar las ventanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario