jueves, 29 de septiembre de 2016

En el jardín de la soledad, la reflexión confirma todas las sospechas que nos asaltan cuando estamos rodeados de gente: en efecto, no hay nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario