jueves, 15 de septiembre de 2016

El corazón no siempre acepta las componendas que el cerebro le propone. Por fortuna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario