lunes, 5 de septiembre de 2016

De la misma manera que el enfermo persigue la curación y no la robustez, el hombre, al final de su vida, después de haber hecho uno por uno todos los esfuerzos que estaban a su alcance, al hacer recuento de los resultados obtenidos, encuentra un poso de conformidad y no de orgullo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario