jueves, 4 de agosto de 2016

No vamos de un lado para otro porque busquemos un lugar donde quedarnos, sino porque tenemos miedo de detenernos a escuchar el murmullo subterráneo de la soledad. Esa pregunta que formula el corazón algunas tardes: ¿qué vas a hacer ahora?

No hay comentarios:

Publicar un comentario