miércoles, 10 de agosto de 2016

No deja de sorprenderme el tiempo que se puede permanecer, sin respirar, en el ojo del huracán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario