domingo, 7 de agosto de 2016

La única ambición que mantenía, casi a regañadientes, era llegar a perderla por completo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario