viernes, 26 de agosto de 2016

El pesimismo no deja de ser una bella paradoja: sólido como una roca, jamás pierde la esperanza de recibir el abrazo de las olas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario