domingo, 3 de julio de 2016

Una vieja aspiración: que el silencio no duela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario