viernes, 15 de julio de 2016

Nada como leer a los clásicos para reconocer las atrocidades de última hora que nos distinguen como especie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario