viernes, 8 de julio de 2016

Fue la conciencia de la plenitud lo que desató el pánico, y lloraste como un niño. La diferencia, aquella vez, la pusieron las lágrimas. La lucidez de las lágrimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario