lunes, 11 de julio de 2016

Escucho una vez más el oscuro canto de los esclavos en la siesta del sábado, como si el mundo se hubiera detenido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario