lunes, 13 de junio de 2016

La brutalidad hunde sus raíces en la ignorancia; los poderosos se encargan de regar la planta para que no deje de dar frutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario