sábado, 21 de mayo de 2016

Qué perversidad gozar de la desgracia ajena. Qué poca gracia tiene, por lo general, la burla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario