viernes, 20 de mayo de 2016

No quieras cantar como el ruiseñor si naciste gorrión. No sólo habrás perdido la humildad, sino también la voz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario