viernes, 6 de mayo de 2016

La poesía late. Siempre. También cuando guardamos silencio o nos perdemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario