miércoles, 25 de mayo de 2016

El prestigio de que gozan los viajes en nuestra época es un malentendido. Nadie deja de ser un bobo, si se ha ganado esa categoría, porque se hospede en el Waldorf Astoria de Nueva York o porque tome el té en Ceilán.

1 comentario: