sábado, 9 de abril de 2016

La brevísima conversación llena de cordialidad que he mantenido con el zapatero, que me mostraba muy satisfecho el resultado de su trabajo, en verdad admirable, me devuelve más la alegría de vivir que un sesudo artículo de Umberto Eco sobre hermenéutica del lenguaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario