miércoles, 20 de abril de 2016

¿Quién no lleva sobre los hombros un peso liviano (la nostalgia de algunos lugares, la tenacidad de algunos aromas, este calor en la palma de las manos) que le permite seguir creyendo en el milagro?

No hay comentarios:

Publicar un comentario