domingo, 6 de marzo de 2016

Algunas mañanas, sin motivo, la vida se complace en el juego de recordarnos que la precariedad es su médula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario