domingo, 27 de marzo de 2016

A la soledad interior se acostumbra uno pronto. La que más duele es la que viene con nombre propio. Sólo se alivia con la presencia o el olvido. En este último caso, para volver al redil de la que ya teníamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario