lunes, 22 de febrero de 2016

Millones de hombres no pueden creer que no creen. El argumento, en boca de los humildes, es, por lo menos, escueto, aunque un poco autoritario: tiene que haber algo. Sea. ¿Pero por qué Dios?

No hay comentarios:

Publicar un comentario