jueves, 25 de febrero de 2016

El fuego no es consciente de su belleza ni de su voracidad destruciva porque le distrae la pasión del baile. Mientras nos hipnotiza o nos aterra, se limita a ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario