sábado, 9 de enero de 2016

Una vez más, alguien se sorprende de que me ría, hable con vehemencia, bromee, juegue o me apasione. Como si el escepticismo fuera una traba para todo eso. No vale la pena deshacer el malentendido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario