lunes, 11 de enero de 2016

También el corazón de los ermitaños se esponja cuando lo baña una ola de ternura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario