domingo, 17 de enero de 2016

Quien no puede dejar de percibir el latido de la belleza vive siempre a caballo entre el fulgor de la eternidad y la quemadura incurable del deterioro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario