jueves, 21 de enero de 2016

Los niños miran el mundo con hambre. Los adultos, con desgana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario