martes, 5 de enero de 2016

Cada vez que renuncies comprobarás que siempre hay alguien dispuesto a sustituirte. También en la desgracia, el error o la indignidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario