martes, 8 de diciembre de 2015

No hay vacuna más efectiva contra el egocentrismo que la contemplación esporádica del egocentrismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario