miércoles, 23 de diciembre de 2015

El drama empieza cuando aprendemos a diferenciar la vida de la muerte. La derrota, cuando creemos en serio que ya no podemos hacer nada, que es superfluo un gesto de ternura o una humilde palabra de consuelo.

1 comentario: