miércoles, 30 de diciembre de 2015

El sonido del mar brota de lo más profundo del alma y me deja en las manos una camisa desgarrada sin su náufrago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario