viernes, 20 de noviembre de 2015

Os ruego que no me salvéis en nombre de vuestro dios. Que venga él mismo a tomar café una tarde cualquiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario