miércoles, 11 de noviembre de 2015

La inmortalidad sería el peor de los castigos. Qué espanto tener que soportar siempre a algunos contemporáneos. No digamos a nosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario