viernes, 6 de noviembre de 2015

El resto de la música me acompaña, calma mis nervios, me conmueve, me colma de melancolía o de gozo, diluye incluso la amenaza de los fantasmas que bailan a mi alrededor. Sólo el jazz me devuelve, literalmente, la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario