miércoles, 25 de noviembre de 2015

El hombre contemporáneo se ha convertido en un comentarista voraz de todo aquello que en el fondo no le concierne.

No hay comentarios:

Publicar un comentario