sábado, 17 de octubre de 2015

Ocho horas de espera en los pasillos del hospital dejan a la intemperie el alma de cualquiera. Hasta que sale el sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario