domingo, 30 de agosto de 2015

Lo que descorazona en la vida de la gran ciudad es la sensación, no siempre consciente, de que el cielo no existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario