domingo, 16 de agosto de 2015

Las huellas que dejaron en la arena los pasos del niño que fui permanecen imborrables en una islita de mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario