lunes, 31 de agosto de 2015

El sol se despereza para mí solo y el cuerpo, agradecido, absorbe la vida sobre la tierra húmeda. Contra toda lógica. Una zancada tras otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario