viernes, 3 de julio de 2015

El ronroneo del frigorífico, para los solitarios, es el bosquejo de una voz que no llega a cuajar. Lo malo es que tiene la piel fría y no responde a las caricias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario