miércoles, 22 de julio de 2015

Detenerse a tiempo es más difícil que empecinarse en el error.

No hay comentarios:

Publicar un comentario