lunes, 8 de junio de 2015

Échate a un lado cuando sientas que el río (de la euforia desmedida, de la avaricia, de la ambición sin límites) se desborda; puedes quedarte solo, pero también evitar que la avalancha te arrastre como un despojo más. Tal vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario