martes, 19 de mayo de 2015

Nunca he dejado de esperar la luz del astro que anuncie tu regreso, el soplo del dios que te reencarne en mi sueño como eras: ambigua, sí, casi intocable, pero también hermosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario